12 agosto 2016
La sal y pimienta de la Feria de los Chicahuales

Este año fui a la feria de los chicahuales en el municipio de Jesús María en Aguascalientes. A solo unos minutos de la ciudad capital.

La feria se celebra año con año en el mes de julio conmemorando la batalla de los chicahuales. Y aunque no se sabe exactamente cuando comenzó, se dice que es desde el siglo pasado, y que quien trajo la tradición a Jesús María fue una familia que tenía una imagen del Santo Santiago.

Santiago fue el apóstol hermano de Juan, quien tras la muerte de Cristo fue a llevar su mensaje a algunas partes de Europa, principalmente en España. Se cree que el pueblo español, estando bajo el dominio árabe que duro cerca de 800 años, cobró nueva devoción al santo apóstol al descubrir su tumba. A partir de ese acontecimiento, el pueblo combatió a sus invasores amparado bajo la imagen protectora de Santiago y finalmente pudo liberarse del yugo.

La fiesta se celebra el 25 de julio, en la calle Allende, a un costado del templo Jesús Nazareno. La batalla comienza, moros y cristianos se enfrentan aunque no en igualdad de condiciones pues los moros lo hacen desde sus caballos, mientras que los chicahuales corren de un lado a otro con cuchillo en mano.

Los chicahuales le ponen color a esos días que, en la mayoría de las veces, se nublan. Llevan sombreros multicolores de ixtle, que resaltan de su vestimenta de manta blanca; mientras que sus máscaras de cartón piedra, fungen como representación de una persona europea.

Fue la primera vez que asistí, y es impresionante como la gente está tan envuelta en las tradiciones, en realidad adultos, niños y sus gritos, son quien le pone la sal y pimienta a la batalla. Cuando llegué a casa para revisar y editar, me descubrí admirando detenidamente las fotografías donde los protagonistas no sólo son los chicahuales, sino también las personas que disfrutaban el espectáculo.

Encontré en ellas otra parte de la festividad, deje al lado los sombreros de ixtle, encontré sus caras, esas que admiran asombrados la batalla, niños, jóvenes, familias enteras corriendo para ver el comienzo de la batalla, esperaban con gusto que dieran las 17:30 horas para gritar, aplaudir y sacudirse del susto cada que los cohetes se disparaban por los aires.

Imágenes que hablan no solo de los colores y las batallas, sino de la tradición de admirar y con ello preservar la Feria de los Chicahuales. Las personas y los chicahuales, la sal y la pimienta de la feria de los chicahuales.

El siguiente año, o en las festividades cercanas a ustedes no duden en ir. Probablemente se lleven una entrañable sorpresa.

Hasta el año que viene chicahuales.


07 julio 2016
Blue Days

Siempre van a existir esos días...

Aquellos donde parece ser que vives en un mundo distinto, que recibes en un día todas las noticias malas que recibirías en un año.

Bueno tal vez exageré, pero en estos momentos, es lo más parecido que siento.

En mi no hacen efecto frases como: "El sol sale para todos", "todo va a mejorar, ya lo verás", "todo pasa por algo". Creo más en el poder de un libro, en el disfrute pleno de una canción, en regresar el tiempo y volver a aquellos momentos que me provocaron felicidad. Aquellos que duran un pequeño instante, cargados de emoción, en un día inesperado. Aquellos al tomar fotografías que son como caldo de pollo para el alma.


30 junio 2016
Throwback Thursday Holbox

Si cada que emprendes un viaje, lo planearas como si fuera el último. Tal vez los disfrutarías más.

No es exactamente lo que me pasó, pero este viaje, sí que fue planeado de una manera diferente. La luna de miel.

No creo en los hoteles todo incluido, donde pudiera parecer que está todo incluido, menos la aventura, las caminatas por lugares nuevos y las comidas en los restaurantes de alrededor, estos donde probaras la auténtica comida del lugar.

Holbox fue el lugar de las pizzas de langosta, la más deliciosa pizza que he comido.

Fue la tarde de caminata, de no ver ni un solo coche en todo el pueblo, de no caminar una calle pavimentada, de convivir en el pueblo, de estar dentro de sus costumbres, dentro de su rutina, de personas de todos lados, de todos los lenguajes, sin señal de Internet, sin el mundo caótico.

Hoy lo recuerdo con la añoranza de volver pronto, de perderme en la arena, de visitar los flamingos y con la esperanza de que nunca cambie.



Hay aventuras que comienzan a partir de un sueño, de una idea.
La mía comenzó con una fotografía, y así seguirá  mientras el mundo y mi cámara me lo permita.

Únete a ver la vida desde mi punto de vista, a la evolución de mis fotos, únete a mi viaje fotográfico.

Categorías

Instagram