12 agosto 2016
La sal y pimienta de la Feria de los Chicahuales

Este año fui a la feria de los chicahuales en el municipio de Jesús María en Aguascalientes. A solo unos minutos de la ciudad capital.

La feria se celebra año con año en el mes de julio conmemorando la batalla de los chicahuales. Y aunque no se sabe exactamente cuando comenzó, se dice que es desde el siglo pasado, y que quien trajo la tradición a Jesús María fue una familia que tenía una imagen del Santo Santiago.

Santiago fue el apóstol hermano de Juan, quien tras la muerte de Cristo fue a llevar su mensaje a algunas partes de Europa, principalmente en España. Se cree que el pueblo español, estando bajo el dominio árabe que duro cerca de 800 años, cobró nueva devoción al santo apóstol al descubrir su tumba. A partir de ese acontecimiento, el pueblo combatió a sus invasores amparado bajo la imagen protectora de Santiago y finalmente pudo liberarse del yugo.

La fiesta se celebra el 25 de julio, en la calle Allende, a un costado del templo Jesús Nazareno. La batalla comienza, moros y cristianos se enfrentan aunque no en igualdad de condiciones pues los moros lo hacen desde sus caballos, mientras que los chicahuales corren de un lado a otro con cuchillo en mano.

Los chicahuales le ponen color a esos días que, en la mayoría de las veces, se nublan. Llevan sombreros multicolores de ixtle, que resaltan de su vestimenta de manta blanca; mientras que sus máscaras de cartón piedra, fungen como representación de una persona europea.

Fue la primera vez que asistí, y es impresionante como la gente está tan envuelta en las tradiciones, en realidad adultos, niños y sus gritos, son quien le pone la sal y pimienta a la batalla. Cuando llegué a casa para revisar y editar, me descubrí admirando detenidamente las fotografías donde los protagonistas no sólo son los chicahuales, sino también las personas que disfrutaban el espectáculo.

Encontré en ellas otra parte de la festividad, deje al lado los sombreros de ixtle, encontré sus caras, esas que admiran asombrados la batalla, niños, jóvenes, familias enteras corriendo para ver el comienzo de la batalla, esperaban con gusto que dieran las 17:30 horas para gritar, aplaudir y sacudirse del susto cada que los cohetes se disparaban por los aires.

Imágenes que hablan no solo de los colores y las batallas, sino de la tradición de admirar y con ello preservar la Feria de los Chicahuales. Las personas y los chicahuales, la sal y la pimienta de la feria de los chicahuales.

El siguiente año, o en las festividades cercanas a ustedes no duden en ir. Probablemente se lleven una entrañable sorpresa.

Hasta el año que viene chicahuales.


23 junio 2016

Nunca había pensado en tener cosas cerca que de sólo verlas pudieran cambiar mi estado de ánimo.

Pero por alguna romántica razón, tengo un tulipán en casa, y me di cuenta de que funciona.

Tengo un tulipán, no 12, como esas doce rosas que los enamorados regalan. Y uno era suficiente para vivir más que cómodamente aquellos que lo tenían en Holanda en el siglo XVII.

Tulipanes

Los Tulipanes tienen una historia fuera de serie. ¿Imaginarías que un bulbo de tulipán llegó a costar más que la obra maestra de Rembrandt La Ronda de Noche?

En Holanda comenzaron a venderse cada vez más y más, que su precio aumentó y provocó una burbuja económica. Llegaron a costos tan elevados que se cuentan historias donde se intercambiaron casas por bulbos. Entre más inusual su color, más su costo. Era el objeto del deseo.

El bulbo de la flor de nombre tulipán de Rembrandt, tenía un precio equivalente a los 15 salarios anuales de un holandés de medios recursos. Es aquí donde, como les comenté, el Tulipán de Rembrandt costaba más que las propias obras de Rembrandt. ¿Increíble no?

El día de hoy Holanda es el país que vende más Tulipanes. Como dato curioso: el 15 de mayo es el día de los tulipanes.

Tulipanes

No es común un tulipán por estas fechas, pero es mi flor favorita y no lo puedo evitar. Y los demás lo saben, por eso el regalo.

Los días pasados han estado nublados y me ha sido imposible captar los primeros rayos del sol en casa, pero hoy salió, y el tulipán estaba ahí para recibirlos.

Tulipanes


16 junio 2016

Todos deberíamos de darnos la oportunidad de respirar el amanecer, de visualizarlo, de saborearlo.

Hay ocasiones que me paso la vida en un ir y venir de obligaciones y responsabilidades, que pierdo de vista mi realidad, pero hoy fue diferente: visualicé el amanecer dentro de casa.

El cuadro de una réplica, no muy fiel, debo decirlo, de los maravillosos girasoles de Van Gogh fue el primero en recibir los rayos del sol. Ese cuadro al óleo maravilloso:

El cuadro llegó a mí recientemente, por un artista que se presentó en la exposición de artesanías en la Feria Nacional de San Marcos en Aguascalientes, en su edición 2016. Utiliza arena para hacer réplicas de cuadros de grandes artistas: Miró, Frida Kahlo, Rivera, o bien plasmar un poco de la cultura mexicana: Quetzalcóatl, Kukulkán, las pirámides de Teotihuacán, Chichén Itzá. Si quieren ver su trabajo se estará presentando los fines de semana en el Museo Descubre hasta diciembre 2016.

¿Qué más quisiera tener un cuadro de Van Gogh? ¿Qué más quisiera tener esos girasoles en casa? ... Los tengo, e iluminan mi casa. Gracias arte por existir, gracias a esos talentos escondidos en exposiciones, que permiten que pueda iniciar mi día con bríos.

 

De la serie fotográfica: Amanecer en las cosas.


Hay aventuras que comienzan a partir de un sueño, de una idea.
La mía comenzó con una fotografía, y así seguirá  mientras el mundo y mi cámara me lo permita.

Únete a ver la vida desde mi punto de vista, a la evolución de mis fotos, únete a mi viaje fotográfico.

Categorías

Instagram