15 septiembre 2016
Reviviendo la pasión por México

Cuando me pidieron que hiciera una fotografía que plasmara mi espíritu patrio, lo que para mí significa México,  quedé en shock...

Dados los últimos hechos que acontecen en el país me fue difícil imaginar una toma alegre que pudiera expresar lo que siento. Claro que también podría ser una fotografía triste y desgarradora, pero no quería eso.

Deje pasar los días, esperando que también pasara el enojo, la angustia, la tristeza, o todos juntos, y así encontrar esa imagen que hablará de México al estilo Mi Viaje Fotográfico.

Y así pasó. Llego la inspiración en hora y lugar menos esperados, trillado pero cierto, en una cena, luego de una plática con alguien a quien no sé si le robe la idea o despertó en mi esa sensación de orgullo de ser mexicano.

Ella entró a estudiar danza folklórica. Trabaja y el poco rato libre que le queda, lo dedica al baile.

Me contaba de sus clases, del esfuerzo del día a día, la lucha constante entre trabajo-baile, de los zapatos resonar durante tres horas o más de ensayo, del enorme esfuerzo físico a la hora del calentamiento, justo cuando la historia se tornaba  estresante, ella dijo:

"Pero cuando bailas, cuando estás ahí, ya todo se olvida, ya solo sigues la música y todo fluye".

Por mi cabeza comenzó a sonar Huapango, y le creí, le creo, y lo comparto. Ojala yo hubiera seguido sus pasos: bailar, apasionarte y reavivar el orgullo de ser mexicano al compás de Huapango.

Ella olvida contar cada paso a la hora de bailar, olvida el nombre de cada paso, y se deja llevar.

¡Claro! eso es el México de ahora, el que sigue a pesar de todo, lucha, trabaja, levanta la cabeza y sonríe. Eso tenía que ir en mi fotografía.

Después de esa noche, supe exactamente que buscaba y quería, sólo faltaba donde. No sabía que estaba a horas de encontrarlo…

El día 11 de septiembre tuvimos la fortuna de tener en nuestro estado, en el teatro Aguascalientes para ser precisos, al Ballet folklórico de Amalia Hernández. Mi destino estaba listo, y ¿mi inspiración? ella se había encargado de dármela.

Gracias Reyna.

¿Y las fotos? Aquí están.

Danzantes

¡Viva México!


12 agosto 2016
La sal y pimienta de la Feria de los Chicahuales

Este año fui a la feria de los chicahuales en el municipio de Jesús María en Aguascalientes. A solo unos minutos de la ciudad capital.

La feria se celebra año con año en el mes de julio conmemorando la batalla de los chicahuales. Y aunque no se sabe exactamente cuando comenzó, se dice que es desde el siglo pasado, y que quien trajo la tradición a Jesús María fue una familia que tenía una imagen del Santo Santiago.

Santiago fue el apóstol hermano de Juan, quien tras la muerte de Cristo fue a llevar su mensaje a algunas partes de Europa, principalmente en España. Se cree que el pueblo español, estando bajo el dominio árabe que duro cerca de 800 años, cobró nueva devoción al santo apóstol al descubrir su tumba. A partir de ese acontecimiento, el pueblo combatió a sus invasores amparado bajo la imagen protectora de Santiago y finalmente pudo liberarse del yugo.

La fiesta se celebra el 25 de julio, en la calle Allende, a un costado del templo Jesús Nazareno. La batalla comienza, moros y cristianos se enfrentan aunque no en igualdad de condiciones pues los moros lo hacen desde sus caballos, mientras que los chicahuales corren de un lado a otro con cuchillo en mano.

Los chicahuales le ponen color a esos días que, en la mayoría de las veces, se nublan. Llevan sombreros multicolores de ixtle, que resaltan de su vestimenta de manta blanca; mientras que sus máscaras de cartón piedra, fungen como representación de una persona europea.

Fue la primera vez que asistí, y es impresionante como la gente está tan envuelta en las tradiciones, en realidad adultos, niños y sus gritos, son quien le pone la sal y pimienta a la batalla. Cuando llegué a casa para revisar y editar, me descubrí admirando detenidamente las fotografías donde los protagonistas no sólo son los chicahuales, sino también las personas que disfrutaban el espectáculo.

Encontré en ellas otra parte de la festividad, deje al lado los sombreros de ixtle, encontré sus caras, esas que admiran asombrados la batalla, niños, jóvenes, familias enteras corriendo para ver el comienzo de la batalla, esperaban con gusto que dieran las 17:30 horas para gritar, aplaudir y sacudirse del susto cada que los cohetes se disparaban por los aires.

Imágenes que hablan no solo de los colores y las batallas, sino de la tradición de admirar y con ello preservar la Feria de los Chicahuales. Las personas y los chicahuales, la sal y la pimienta de la feria de los chicahuales.

El siguiente año, o en las festividades cercanas a ustedes no duden en ir. Probablemente se lleven una entrañable sorpresa.

Hasta el año que viene chicahuales.


01 junio 2016
El Lago de los Cisnes

Hay cierto tipo de fotografías que me gustan, que sigo y que ahora con mi cámara en mano, busco hacer.

Las fotografías del ballet, son una de esas.

Tuve la oportunidad de hacer esta sesión, me fui al teatro Aguascalientes a ver el Ballet de Rusia presentando el lago de los cisnes.

No es la primera vez que veo esta obra, pero si la primera vez que la fotografío. Estas fotografías las he esperado desde hace mucho y ahora el Ballet de Rusia me dio la oportunidad.

Era raro entrar al teatro con nervios, a menos que sea un actor, debería ser todo lo contrario: un rato ameno, en el que vas a distraerte de este mundo loco. Se imaginarán que no fue así, yo era mi mismo cliente y, para ser sinceros, un cliente muy perfeccionista.

La obra comenzó un poco después de las 18:30 horas. Para entonces yo ya estaba en el lugar donde quería estar, con la cámara encendida y con las fotografías a punto de crearse.

Es la clásica obra de ballet, me atrevería a decir que la más popular. Es la historia de amor que protagonizan el príncipe Sigfrido y Odette, una joven convertida en cisne por el hechizo de Von Rothbart. También aparece Oddie la hija de Rothbart, el cisne negro.

Esta obra tiene sus inicios en Moscú, es lo que llaman un cuento de hadas, expresado con ballet. Está estructurado en 4 actos. Las personas creadoras de esto: la música fue compuesta por Piotr Ilich Chaikovski, la coreografía original por Julius Reisinger, del libreto no se sabe con seguridad, pero el nombre que más suena es Vladímir Petróvich Béguichev y Vasily Geltser, basándose en el cuento alemán Der geraubte Schleier (El velo robado) de Johann Karl August Musäus.

La obra tiene la peculiaridad de que tiene diferente final, dependiendo de las adaptaciones que haga el director de la obra o del ballet en sí. El ballet ruso interpreta un final donde el amor gana, el príncipe Sigfrido corta las alas de Rothbart y así termina el hechizo que tiene sobre Odette.

Y así fue como un poco antes de las 7, las luces se apagaron y surgió esto:



Hay aventuras que comienzan a partir de un sueño, de una idea.
La mía comenzó con una fotografía, y así seguirá  mientras el mundo y mi cámara me lo permita.

Únete a ver la vida desde mi punto de vista, a la evolución de mis fotos, únete a mi viaje fotográfico.

Categorías

Instagram